Mediación familiar

Mediaremos para que la familia mantenga una conversación civilizada que les lleve a acuerdos

mediacion
Es habitual encontrar disputas dentro de una familia. A veces, estas disputas desembocan en conflictos importantes que suponen la ruptura de la relación entre familiares. Cuando esto sucede, y siempre que acepten todas las partes, se puede acudir a una mediación familiar.

Una persona con conocimientos específicos hará de mediador, tratando de que los miembros de la familia mantengan una conversación civilizada que les lleve a un acuerdo. El tratamiento se basa en un mínimo de cinco sesiones, tiempo en el que se puede alcanzar un punto en el que todos se muestren conformes.
Cualquier parte puede abandonar la mediación cuando quiera, sin obligación de acabar todas las sesiones. Se trata de un proceso voluntario, que pretende evitar procesos judiciales.